Últimos Videos

jueves, 1 de mayo de 2014

El entrenamiento del niño portero en edades tempranas (6-11 años)

El entrenamiento del niño portero en edades tempranas (6-11 años)

En edades tempranas desde los 6 hasta los 11 años (que abarcan las categorías desde pre benjamín hasta alevín) en la mayoría de ocasiones se quiere dotar al niño portero de unos entrenamientos bajo mi punto de vista desmesurados, con el objetivo de trabajar aspectos que en la mayoría de las ocasiones requieren de fuerza.


El niño portero no deja de ser eso, UN NIÑO. El trabajo con fuerza (pliometría, chalecos lastrados, cinturones lastrados, balones medicinales, etc) no hacen  ningún bien a niños tan pequeños, ya que apartamos y dejamos de lado cualidades perceptivo-motrices valiosísimas que luego, de no trabajarlas a tiempo, pasan factura negativa al cabo de los años.

En estas categorías, en las que introducimos al portero en los elementos básicos que requiere este puesto, muchas veces la gente quiere realizar los entrenamientos popularmente conocidos como ENTRENAMIENTO INTEGRADO (desarrollo de varias capacidades de forma simultánea), algo que trabajado en niños, que carecen de gestos técnicos correctos, frena su evolución, ya que les exigimos esfuerzos que el niño no es capaz de realizar por su dificultad. Hasta conseguir gestos técnicos lo más perfectamente posibles se debería trabajar el ENTRENAMIENTO ANALITICO (desarrollo de una capacidad concreta).

El  portero debe ser lo más perfectamente posible técnicamente, y ahí es donde juegan un papel fundamental las cualidades perceptivo-motrices.

El entrenamiento analítico, a pesar de las críticas que muchos realizan sobre esa forma de entrenar, pienso que es la mejor manera de que el niño portero aprenda. Estos entrenamientos no tienen porque ser aburridos. Ahí es donde juega un papel fundamental el entrenador, quien debe buscar y pensar variación de ejercicios, de corta duración, y con un objetivo único en todos ellos.

A medida que el niño realiza cada gesto técnico correctamente, podemos empezar a incluir estímulos, gradualmente, en el que hagamos al niño que piense en realizar el gesto cada vez con más rapidez y más naturalidad. Los estímulos pueden ir desde: una acción previa (saque, velocidad de desplazamiento, etc), trabajos de velocidad de reacción discriminativa,, incertidumbre, etc. Son trabajos en los que al portero le hacemos pensar y le vamos metiendo estímulos para su correcta evolución.

En fin. El niño portero debería realizar entrenamientos sencillos (analíticos) en los que trabajásemos con él las cualidades perceptivo-motrices, con ejercicios cortos y variados. Muchas veces veo videos, pdf, ejercicios escritos, etc, en la que niños realizan trabajos físicos bajo mi juicio “brutales” para su edad. Un niño, por hacer correctamente el gesto técnico, no tiene porque pasar a trabajar fuerza. Podemos trabajar la velocidad en cualquiera de sus variantes, buscando el beneficio del niño.

 “EL NIÑO ES NIÑO, Y EL PROFESIONAL ES PROFESIONAL. TRATEMOLOS COMO LO QUE SON, NIÑOS”

7 comentarios:

Personalmente estoy muy de acuerdo con todo lo que expones ,dotemos primero a los niños de las herramientas necesarias (TÉCNICA PERFECTA) , para que puedan mas adelante decidir bien , empleando el gesto tecnico correcto ante la situación cambiante del juego . Si un niño decide bien , pero ejecuta mal , no tendremos un jugador interesante en nuestros equipos , nim progresara adecuadamente

Interesante artículo. Breve pero de especial importancia. No hay que olvidar que el niño es niño. Lo compartiré por mis redes sociales. Un saludo!

Hola, buenas noches, soy entrenador de porteros en estas categorías; hace unos días el padre de un crío me comenta que su hijo se aburre con mis entrenamientos, le pregunto porqué y la respuesta es la siguiente: "mi hijo el año anterior en el equipo donde estaba trabajaba con gomas, balón medicinal, golpeos rápidos y contundentes del entrenador, reboteadores, etc... a un intensidad alta; y tú incides básicamente en la técnica base". Mi única salida a tal exigencia es que entrenara en una categoría superior, siempre y cuando el coordinador de las categorías inferiores, el crío y ustedes (padres) den la aprobación dado que ahí si que la intensidad y la exigencia tendrá que ser un poco mayor. Tengo que decir que he tenido una reunión con los otros padres y/o tutores y todos me comentan que están contentos con mi trabajo y que están viendo mejora en sus chavales. ¿Crees que hice bien o no? porque durante unos días tuvo un bajón anímico porque creía que todo iba mas o menos bien. Gracias por la atención dedicada.

Hola Anónimo:

No me ha quedado bien claro si el bajón anímico lo tuviste tu como entrenador o el niño, pero vamos a lo importante. (Sin menospreciar lo que acabo de nombrar)

Yo considero lo siguiente:

¿El niño tiene una buena base técnica como para ser subido de nivel/intensidad?

Si la respuesta es SI, se podría analizar/estudiar el subir de nivel, siempre y cuando en ese nivel se trabajen aspectos acordes a su edad (nada de chalecos, gomas elásticas, medicinales, etc) y si se trabajen elementos como las capacidades condicionales básicas (coordinación, equilibrio, etc) y la velocidad adecuada (de reacción, de desplazamiento, gestual, etc).

En cambio, si la respuesta es NO, (no tiene el nivel técnico adecuado) obviamente hay que hacerle ver al padre y al niño que aunque se aburra, no tiene el nivel técnico necesario para subir de nivel, ya que ello no le beneficiaria, al contrario, le perjudicaría porque no se le enseñarían aspectos que en un futuro son muy relevantes y que de no trabajarlos a tiempo, luego son mas costosos de mejorar.

Obviamente esto lo digo desde la ignorancia hacia el caso concreto que me cuentas, pero esto seria lo que yo haría en un caso igual o similar al que tu me cuentas.

Espero que te hayan servido estas palabras y si lo pones en practica y quieres contarme que tal, te leeré encantado.

Un abrazo, Javi

Hola, buenas tardes, gracias por la respuesta; el bajón anímico fue mío, el chaval destaca del resto de sus compañeros benjamines, tiene muy buenas maneras, pero así como igual hace una gran parada de reflejos o de estirada como no bloca bien, no habla en el aspecto de colocar y hacerse ver a sus compañeros pero si se le ven cualidades que otros compañeros no tienen como buena estructura corporal, colocación, juego con los pies...Pero es muy autoexigente por eso ese "aburrimiento" tanto en el fútbol como la vida en general (escuela, familia, con 9 años ya tiene sólo anda con la misma "novia" desde hace dos años según cuentan los padres). Gracias de nuevo por la respuesta pero ojalá me equivoque pero siento que cuando sea mayor como los padres no le canalicen bien sus maneras es carne de cañón de psicólogo.

El articulo es vastante corto, pero me parece correcto. Yo viendo los comentarios, pienso que cada equipo es un mundo, lo primero el disponer de material necesario para hacer entrenamientos mas complejos. Yo en equipos normales, pienso que a los niños hay que enseñarles cosas basicas y no entrenamientos demasiado profesionalizados. Con poco se puede hacer mucho. Y sobre todo y mas importante es que la mayoria de los niños porteros, hay que motivarles y explicarles psicologicamente lo que son, porque los niños tienden a echar la culpa siempre al portero o simplemente se echa el mismo la culpa cuando se pierde un partido y hay niños que lo saben llevar, otros no y se lo cayan, pero tambien explicar a los otros jugadores esas cosas.

Es importante a temprana edad estimular al niño con juegos propios de portero, enfocados a reacción, con el fin de aprovechar esa edad temprana para afinar su tecnica, en el puesto de portero es mejor iniciar temprano ya que es un deporte individual no grupal como se hace ver.

Publicar un comentario

Favorites